Evitar el descontrol. Paso a paso.

He luchado y lucho por mi salud, encuentro y aprendo como afrontar mejor el día a día. Tengo todo bajo control, mis profesionales (médico, enfermera, psicólogas, entrenador, terapeuta) me ayudan, enseñan y apoyan.

Todo perfecto... ¿o no?

Descubro que una mala racha, trabajo que no puedo ni quiero dejar o cosas que rondan por mi cabeza consiguen volver a descontrolarme.

Mis profesionales ya están en sus merecidas vacaciones. Tengo las herramientas necesarias para coger  fuerte las riendas y evitar que el caballo se desboque, aún así siento que falta poco para que ocurra, y no puedo ni quiero abordar el problema que supone volver a descontrolarme.

¿Cómo reacciono? ¿Qué debo hacer primero?


Estoy poniendo de excusa el trabajo  para ese descontrol, primer paso: reconocerlo.


Me autoconvenzo de que en cuanto tenga vacaciones me pongo en serio. Segundo paso: reconocer que es otra excusa, quizás en quince días ya sea demasiado tarde.


Tercer paso: ¿Qué puedo hacer por mí ahora mismo? Levantarme y tomar la medicación que me toca, sin hacer pereza, cenar y esperar a tomar la medicación que me toca más tarde. No puedo juntar dos pastillas para hacerlo más rápido ni dejar de tomar una de ellas (pastillas) por no juntarlas. 


Cuarto paso: Seguir utilizando lo aprendido aunque ahora no apetezca ponerlo en práctica: relajación, estar en el presente sin darle vueltas a que aún quedan 15 días de trabajo y asumirlo, sin juzgar.


Y ¿qué hago aún escribiendo y sin levantarme a por la primera tanda de medicamentos, preparar cena y esperar a la segunda?


Venga va, si no lo hago por mi ¿quién lo hará?


Una, dos y... ¡arriba!


Y con más pena que gloria, me levanto, preparo la medicación, la botella de agua, vuelvo a por la cena. Algo sin mucha preparación pero que entre dentro de mi dieta: guisantes, pavo, tomate con gotitas de aceite y unos trocitos de piña. Y te dispones: antes de la cena 2ml de eso que sabe tan mal, cenas sin mucha gana y te tomas tu tiempo, pastillita después de la cena...

Tengo dolor pero evito tomar la extra, prefiero la meditación después. Tengo el dolor de mi epicondilitis medial o "codo de golfista", ese se va con la medicación a si que pomada local para el caso y listo. El dolor de siempre no se va con la meditación pero al menos evitó tener los músculos en tensión y se lleva mejor porque ya sé que la medicación tampoco ayuda mucho con esos dolores. Ahora termino de escribir y voy a tumbarme, escuchar música para relajarme y meditar. Si lo consigo, antes de dormir tomaré mi última pastilla y hasta mañana. 



Y mañana vuelta a empezar la lucha continua. La constancia, el esfuerzo y la paciencia darán sus frutos pero... ¡¡¡¡la paciencia que hay que tener y el esfuerzo que hay que hacer para mantener la constancia!!!!


Entradas populares de este blog

"Mi sitio seguro" La importancia de una buena terapia psicológica.

La teoria de las cucharas de Christine Miserandino.