Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2014

Si la vida te da limones...

Imagen
Empezó septiembre, para mi el primer mes de mi nuevo año. El verano, suele marcarme el nuevo inicio, nuevos propósitos. Y digo suele puesto que este año no tengo la sensación de otros. Todo un mes lleno de atropelias a mi cuerpo que hasta dudaría que mi compañera pudiera tener tanto poder por si sola. Un inicio del mes de locos, trabajando más de lo que suelo tener permitido, tanto física como mentalmente. Una salida de Madrid sin previo aviso, más que de una tarde a la mañana, preparando todo a toda prisa y lo que prometía ser unos días de descanso, algunos planes y mucha ilusión para ver a los amigos de siempre o por primera vez a los amigos de redes... se quedó en nada. Propósitos, ilusiones y descanso al carajo.Los primeros días de descanso se limitaron a ir de la cama al baño y del baño a la cama, poco más:
- No pisé la arena de la playa. - 2 veces en la noche a tomar helado (solo ida y vuelta) - 2 veces a comer fuera de casa (justo a la vuelta de la esquina) - Tan solo un paseo por …

Un aliento en el camino...

Imagen
Perdida por los inmensurables paisajes de "su compañera", paseando los ya visitados, descubriendo los nuevos. En un universo que no conoce el fin. Con la sonrisa por bandera y la angustia en el corazón, esperanzada por tan solo un alto en el camino para aprovisionarse de nuevas sonrisas y descubrir que todavía puede disfrutar de aquellas pequeñas cosas que le hacen evadirse de su cruda realidad. Las estaciones pasan, los paisajes cambian y "su compañera" acecha cual lobo a un corral de ovejas, esperando pacientemente el resquicio por el que colarse o escudriñando el sitio más bajo por el que saltar y dar caza a su presa.Y su tiempo pasa y las piedras del camino cada vez más altas, pero sigue sin desfallecer y en cada piedra que escala se asoma en lo alto del precipicio y coge aire, respira profundo, una lágrima recorre su mejilla y descubre que hasta las lágrimas pueden aportar un poco de sal a la vida, a su vida. Sin saber cual es el motivo de su camino continua, e…