Esperando, que no desesperando aunque a veces...

Perdida entre prioridades y excusas, olvidando la esencia por imposición y deber con importante relevancia. Retomando buenos hábitos y esperando mejores momentos con paciencia.

Compaginando música, reacciones y letras en un sutil intento de reemplazar sentimientos por ansiedades y malas emociones bajo el influjo de los torpes espacios vacíos de dolor y síntomas diversos.


La cargante rutina a veces se acerca a ser la mayor ilusión, en alas de una normalidad que huye de mi presente y de días de insomnio perenne.

Acercamiento imposible a día de hoy al retorno de un mejor momento que sin duda llegará. Mientras tanto rechazo el incordio de la desidia, del quedarme inmóvil al sentir y la emoción porque en días como estos últimos hasta el más puro sentimiento de debilidad, quejas y emoción alterada me hacen sentir viva. 

Mar.

Entradas populares de este blog

"Mi sitio seguro" La importancia de una buena terapia psicológica.

La teoria de las cucharas de Christine Miserandino.

Evitar el descontrol. Paso a paso.