Dosificar puede ser la clave.

A pesar de seguir con actividad y poder con ella, el fin de semana noto el cansancio. Debo tener cuidado con las comidas puesto que a veces se me olvida que mi cuerpo está notando ya los cambios.
Hace unas semanas, después del trabajo nos acercamos a la óptica a recoger las gafas de Laura. De camino nos topamos con una pastelería que tienen unas palmeras que quitan el sentido y a Laura le apeteció una y como la tentación tiene las patas muy cortas pues yo me zampé otra. A la media hora me di cuenta de mi error y mi cuerpo se reveló.
- Nota mental: ya no debo comer ningún pastel o bollo industrial -
Siempre me resultó difícil hacer dieta pero he de reconocer que mis cambios en la alimentación me están haciendo mucho bien y me cuesta poco seguir mi nueva rutina, a pesar de tener alguna que otra tentación y sucumbir a ella muy de tarde en tarde.
El cansancio apareció de nuevo y esa misma semana, a la hora del entrenamiento, a pesar de empezar con buen ritmo al andar, tuvimos que acortar el trayecto. Después de ejercicios de brazos, piernas y estiramientos no terminé mal pero algo más cansada que otros días. La semana deparó con actividad constante y culminó con la graduación de Laura que me animó muchísimo. Al final de esta semana llegué con un gran cansancio y volví a tener los dolores en piernas y dolor de cabeza además del cansancio tanto físico como mental. Lo achaqué a que me faltaba una semana para que me apareciera el periodo y siempre me encuentro peor, no iba mal encaminada puesto que sigo sin que de señales de vida (y no, no estoy embarazada) y sigo con problemas. El último entrenamiento resultó muy gratificante, andamos con mucho más ritmo y además conseguí hacer hasta tres series de un minuto "a toda pastilla" con un breve parón para hacer una serie de 10 movimientos de fuerza en brazos, llegué a casa exhausta después del esfuerzo pero sin tener agujetas al día siguiente ;-) 
También noto las tres semanas que llevo sin ir a mi sesión de acupuntura y masajes. 


Empiezo a ser consciente de que debo tomar con calma todo, a pesar de saberlo me dejo llevar por la euforia y se me olvida dosificar, una lección que aún no he aprendido.
Empecé a reducir la medicación, esta semana empecé con la mitad de la mitad, o sea un cuarto, y acabo con el tratamiento de una pastilla que llevo tomando creo que ya hace unos tres años. Espero que vaya bien y que la próxima visita médica sea para contarle que fue bien y empiece a quitar otra. 
Poco a poco, con mucha paciencia y buena letra sé que hay que hacer los cambios, de ese modo me llevaran a mejor puerto.
Ni es nada fácil, ni yo soy una súper mujer pero con constancia, fuerza de voluntad y sabiendo levantarme de nuevo cuando mi cuerpo ceda, podré conseguir tener una calidad de vida mejor.
Tiempo al tiempo.


Mar.

Entradas populares de este blog

"Mi sitio seguro" La importancia de una buena terapia psicológica.

La teoria de las cucharas de Christine Miserandino.

Evitar el descontrol. Paso a paso.