En días de dolor...

Alejar mi mente del dolor,
apelar a la musa y escribir,
desahogando todo cuanto
inspira la desesperación.
Afrontar la perdida del tiempo,
reclamar el instante perdido
y aumentar las fuerzas
al luchar contra este momento.
Si tan solo con pluma en mano
puedo tentar la indignación,
sea pues así.
Maldigo esta hora 
y este momento.
Lamento el tiempo perdido,
las cosas sin hacer,
me replanteo mi vida,
mis actos y mi modo de ser.
Vuelvo la vista atrás,
al camino recorrido,
mis batallas, mis quehaceres,
mi entorno y veo
que no todo fue perdida,
no todo lamentación,
gané mil batallas y seguiré.
Gané en confianza,
me gané a mi gente,
mis letras resurgen
y consigo soñar.
Esto es cuanto tengo 
que pensar:
Crecí como persona,
lucho como el que más,
disfruto mis momentos,
dar lástima quedó atrás.
Y si, tengo derecho,
 a renegar, a claudicar,
a quejar, a desahogar.
Aún así tengo más derecho
a luchar, a sonreír y a volver
con más fuerza a vencer
este vendaval.


Mar.

Entradas populares de este blog

"Mi sitio seguro" La importancia de una buena terapia psicológica.

La teoria de las cucharas de Christine Miserandino.

Evitar el descontrol. Paso a paso.