Las Navidades pasadas.

El silencio evoca recuerdos de las Navidades pasadas. Implora respuestas a preguntas sin contestar.
¿por qué razón celebro la Navidad?
¿por qué me gusta o no la Navidad?
Mis primeros trazos en la memoria están grabados a fuego a modo de sentimientos más que actos.

            

Recuerdo la unión a mis hermanos, el miedo a que acaben pues vuelven los lloros y despedidas. El amor incondicional de mi madre, el respeto e incluso temor a mi padre, la obligación a cuidar de los pequeños impuesta por mi abuela. La alegría en las cenas en familia. 
Algunos actos como travesuras divertidisimas por aquel entonces, a las que tuve miedo de que repitieran mis hijos.

             

Momentos inolvidables, emociones fuertes, amores de siempre que me hicieron amar esas fechas y querer vivirlas siempre como entonces.
Pero las cosas cambian, te haces adulto y dejas de lado las travesuras para dar paso a la responsabilidad y con ella los limites impuestos y dejas de amar la Navidad por no ser como en la infancia, como las recordaba. Llegan los hijos y con ella recuperas esa ilusión por cosas insignificantes como comprar figuritas que luego pondremos juntos en el Belén o montar el árbol. Ver como se ilusionan por los reyes, como dejan sus zapatos bajo el árbol o la ventana para que amanezcan llenas de chuches. Su inquietud en la cabalgata, a la hora de acostarse y su cara de inmensa felicidad cuando despiertan. 

          

 Todo principio tiene un fin y los niños crecen, son ellos mismos los que dejan de ilusionarse en casa y pasan a divertirse con sus amigos aunque aun quedan esas cenas grandes en familia y momentos tiernos, divertidos pero para mi nunca volvieron a ser como antaño y piensas:
¿Cuándo dejó de gustarme la Navidad? La respuesta para mi es simple...
En el momento que dejé la ilusión a un lado y empecé a preocuparme solo por cuanto iba a aguantar el dolor de "mi compañera", cuando en las cenas en familia solo era capaz de pensar en si era correcto ya despedirse para volver a casa.
Aquí y ahora, soy consciente de que perdí esa batalla y reniego a volver a perderla. Y aunque las cosas han cambiado, me ilusioné por preparar cena en Noche Buena, aunque solo fuéramos cinco. Disfruté de ver a mi hija montar el árbol y del día de Navidad.

                 

 Aún quedan fechas señaladas para disfrutar, ilusionarme, divertirme y ganar esta batalla.
Al fin y al cabo por algo se precian estas fechas...
Dar, compartir...
amor y paz...
sobre todo paz con uno mismo para poder emanar armonía y sonreír a los que nos rodean.

Mar.

Entradas populares de este blog

"Mi sitio seguro" La importancia de una buena terapia psicológica.

La teoria de las cucharas de Christine Miserandino.

Evitar el descontrol. Paso a paso.