Por nosotros.

Quejica, puesto que: 
"Solo sabes quejarte y tus quejas no me valen" 
"Pues mis quejas se justifican, las tuyas no son comparables."

Vago, puesto que:
 "Siempre estas parado, nunca haces nada" 
"Pues yo siempre estoy en movimiento, lo tuyo es pereza, yo nunca pierdo el tiempo." 

Aprende, puesto que: 
"No eres capaz de atender,  no pones interés en las cosas" 
"Pues yo atento a todo, nunca me olvido de nada"

Y así...
te vuelves invisible pues aun sin hacer nada, ni quejarte, por más que supliques o expliques lo que te pasa o  como te sientes, al oído o a gritos, te vuelves como un fantasma del que nadie sabe, al que nadie ve, solo presienten, como una sombra a la que temen y es por eso...

 ¡Temen! 

Lo que no conocen, lo que no entienden y te detienen.
No dejan que entres en su espacio sereno, su espacio secreto: 
"su corazón". 
Esperan un cambio, que la sombra se vuelva blanca, que desaparezca aquello que su miedo alcanza.
solo el tiempo, enfrentarse al miedo es lo único que podrá cambiar a ese corazón temeroso. 
Mientras nosotros, esperamos fuera a que se abra ese corazón.

Existe un cambio en nosotros, para nosotros y por nosotros:

Quejicas porque nos quejamos en alto, con convicción, de aquello que necesitamos, nuestros derechos.

Vagos porque el sufrimiento nos hace fuertes y quizás  cuando sea posible entrar en ese espacio que nos ofrezcas ya no tengamos ganas, nos cansamos y entonces si, seremos vagos.

Aprendimos a parar a tiempo, cuidar de nosotros mismos, a darnos la mano, acompañarnos.

           

Mar.

Entradas populares de este blog

"Mi sitio seguro" La importancia de una buena terapia psicológica.

La teoria de las cucharas de Christine Miserandino.

Evitar el descontrol. Paso a paso.