¡Una sonrisa por favor!

Empezamos nueva semana después de un domingo nefasto. Fue un día de esos que crees que no puede ir a peor y va a peor. Los acontecimientos del día pusieron a prueba mi aguante y mi aguante fue hasta limites insospechados, aún asi, el día pasó y hoy viendo las cosas con nueva perspectiva todo parece mejorar.
He leído en alguna ocasión que los que padecemos fibromialgia debemos intentar tener tranquilidad para estar mejor y es cierto, en momentos de estrés nuestro cuerpo no funciona bien y si a eso añades el no poder parar aunque quieras, te lleva a una situación muy dolorosa. En momentos como el de ayer, sé que mi cuerpo se revela y sí, aguanto, pero cuando todo se relaja y puedo parar el "galletazo" que me pega es de órdago. Me duele hasta el último pelo del cuerpo y anímicamente es desbastador. 
Pocas veces puedo evitar que ese tornado me arrolle y acabe con todas las bases que tengo impuestas para mantenerme en pie. Aprovecho cada vez que ocurre para aprender a recuperar un poco antes. A día de hoy me resulta más fácil levantarme anímicamente pero el físico es impredecible. Si consigo cuanto menos mantener el buen estado anímico, ya es una gran batalla ganada.
Es cierto que en medio de la vorágine de acontecimientos negativos, no hay forma de ni tan siquiera poner una leve sonrisa, parece imposible ver las cosas con un poco de color. Entonces paso el rato como buenamente se pueda y descanso en cuanto me sea posible. El día siguiente parece que todo mejora pero es fundamental tener otra perspectivas de las cosas, más positivas y sin duda siempre mejora si me acompaña la sonrisa de mi entorno. 
¡Ver a mis hijos y a mi marido con una sonrisa es la mejor medicina!

Resumiendo:

Cuando te desmoronas y rompes en pedacitos, nada mejor que un nuevo día, una nueva perspectiva y una sonrisa para empezar a recomponerte.

                                 
 
¡Que necesario es el apoyo y el entorno positivo para encontrarse mejor y recuperarse bien! 


Mar.



Entradas populares de este blog

"Mi sitio seguro" La importancia de una buena terapia psicológica.

La teoria de las cucharas de Christine Miserandino.

Evitar el descontrol. Paso a paso.