28 de abril de 2015

Un fin de semana soñado.

Si hace tan solo unas semanas me dicen que voy a pasar un fin de semana como este, les habría tachado poco menos que de locos.
Después de una semana agotadora, en la que pasé la tarde del miércoles "fuera de juego" y el sueño no fue reparador hasta la noche del jueves, no pensé ser capaz de todo lo que aconteció entre sábado y domingo.
El sábado tenía previsto ir a la recogida de firmas preparada por FM unión y fuerza al palacio de los deportes de Madrid durante el comcierto de Sabina.


En la mañana sabía que debería hacer todas las tareas que me fueran posibles para dejar todo preparado.
El día empezó levantandome a las 11.30 de la mañana después de una noche en la que el sueño resultó de lo más confortable, aunque mi cuerpo parecía decir lo contrario puesto que la rigidez era mucha. Comencé tomándome mi tiempo para estirar y moverme lentamente hasta conseguir calentar y disminuir la rigidez, aún así no parecía que me fuera a conceder un respiro el dolor acumulado. Las tareas se retrasaron y llegó la hora de preparar comida que aproveché para hacer también la cena. Sopa y pollo empanado para comer, tortilla española para la cena.
Me dispuse a hacer el caldo y coloqué la olla con agua al fuego, mientras se calentaba puse una lavadora, hice la cama, recogí ropa tendida y... ¡Se me olvidó poner los ingredientes para el caldo! Una hora más perdida. Con estas, tuve que poner la olla rápida por falta de tiempo. El caso es que para las 16.30 hora en que tenía que salir de casa, tuve muchas tareas hechas, ducha, vestirme, preparar cosas a llevar y ¡lista!
A esa hora salí para casa de mi hermana que me acompañaría a la recogida. Sobre las 17.15 salimos a coger el bus, metro hasta llegar a destino. 
A las 19.30 empezamos a colocar mesas y recoger firmas, 2 horas y media de intenso movimiento para aprovechar todo lo que se pudiera antes de empezar el concierto.


Mi forma de recopilar más firmas era ponerme en un pasillo desde la entrada de la calle hasta la entrada al recinto. Informaba a la gente que pasaba y les dirigía a la mesa donde iban firmando. Hubo un momento en el que la afluencia era mayor y mi ímpetu por que nadie se quedara sin ser informado me hizo girar bruscamente la cabeza de dirección y me dio un latigazo en las cervicales y el consecuente mareo. No sé como llegué hasta la mesa, lo siguiente fue sentarme en el suelo apoyando me en la pared. Después de el susto y la rápida recuperación, todo fue sobre ruedas.  Aunque mi trabajo me costó convencer a mi hermana  y compañeras de que podía seguir. Llegaba a casa a eso de la 1.30 de la madrugada, exhausta pero feliz. 


La noche fue bien y la mañana del domingo de nuevo de vuelta a las tareas y de nuevo dejar preparada cena. Después de parar lo justo, comer, decidí que ya que había salido el sol era el momento idóneo para salir. Eso y que recibí un correo de mi entrenador "poniéndome las pilas" jajaja ¡Mano santa! Y dicho y hecho. Al empezar a andar pensé que no iba a durar mucho, mucha pesadez de piernas pero poco a poco se me fue pasando y me encontré mejor. Unos 26 minutos andando, 1.6 km recorridos según la nueva app que me puso mi hijo en el móvil.


Nada mal para lo que tengo por costumbre y la semanita tan pesada. Después de eso aún me quedaron ganas de ir a Butarque para el partido y hacía tiempo que no subía y bajaba las gradas tan suelta. Lo dicho, un fin de semana completo y bien llevado.
Parece que mi "buena racha" me permite disfrutar algo más de las cosas que habitualmente no me son posibles, cruzo los dedos y sigo disfrutando de ellas mientras me sea posible.

Mar.

2 comentarios:

  1. Es genial lo que cuentas!! Se te nota muy animada y fuerte y eso hace mucho, aunque tengamos nuestros dolores y achaques se llevan mejor, y cumplimos nuestras metas.

    Mucho ánimo y sigue así!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, me ayuda a seguir luchando!! La verdad es que estoy pasando por una buena temporada, ya veremos cuando venga la mala racha, cruzo los dedos.
    Besitos tesoro!!

    ResponderEliminar

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.