28 de noviembre de 2013

Pensamientos escritos en voz alta... ¡Aaayyyy si me atreviera a gritarlo!

- ¿Qué tal? ¿Cómo estás?
  - Un poco fastidiada, llevo dos días sin dormir.
- Uff, así estoy yo ¡no hay manera de pegar ojo!

Dos días más tarde...

- ¿Qué tal? ¿Cómo sigues?
 - Pues ya ves, de baja, estoy otra vez con medicación para dormir.
- ¡Vaya! Pues las pastillas son malísimas, te acostumbras a ellas y luego ya si que no consigues dormir ni con ellas. Yo sigo sin dormir pero... ¡no me tomo ni una pastilla! - dice con voz chillona - 
Y aquí sigo... sin parar.

                           ...

A ver... ¿Cómo te lo explico?
( A partir de aquí, léase con tono de mala leche y si cabe, hasta chillando )

¡¡¡¡Que no me tomo pastillas porque me da la gana!!!!
¡¡¡¡Que si digo: "dos días sin dormir", son 48 horas en vela!!!!
¡¡¡¡Que cuando alcanzo las 60 horas, mi cuerpo dice basta pero sigo sin dormir!!!!

¡O sea, que me da lo que se llama un síncope!

 ¡¡¡¡O pongo solución o la palmo!!!!
¡¡¡¡Que el cuerpo no aguanta sin dormir!!!!
¡¡¡¡Que si tu no paras, será porque algo duermes, sino estarías como yo!!!!

¿Entendido?

¡Ah!
 ¡¡También tengo una enfermedad que se llama fibromialgia, que entre otros síntomas, produce trastornos del sueño y que además de no dormir, mi cuerpo siente dolores continuos que se agravan con la falta de sueño!!

¡Ya quisiera yo, verte a ti con esta enfermedad tan solo durante un día! Para probar que tal.
¡Verás que pronto se te quitaba la tontería esa y la prepotencia!

¡¡Que siiii!!
¡Que ya sé que tú eres muy fuerte y yo no valgo para nada! (léase con ironía)
Pero yo lucho todos los días, no lo tengo nada fácil y...

¿Sabes qué?

¡¡¡¡Que me resbala lo que pienses y lo que digas!!!!

¡¡¡¡YO SOY MAS FUERTE!!!!

                    

¡Uuuufffff! ¡Que a gusto me he quedado!
Jajajaja

¿A qué si chic@s?

¡Que bien sentaría decir esto, o algo similar, a más de uno a lo largo del día!
 
¿Sabéis donde está el problema?
En nosotros, porque si seguimos sintiendo la necesidad de decir cosas como esta (aunque está claro que ayuda a desahogarse y sienta divinamente) es porque aún seguimos sin creernos que somos personas especiales, que nosotros valemos mucho y nuestro esfuerzo diario es infinito.
Si no sintiéramos esa necesidad, es porque no nos afecta aquello que quieran decirnos, es decir, tenemos la suficiente confianza en nosotros mismos como para que no afecte aquello que nos digan. 
Dicho esto,
¡Que bien sienta poder desahogarse!
Jajaja 
Yo sigo necesitando el reconocimiento de los demás, que le voy ha hacer, no soy perfecta. Y también soy capaz de reconocer que, tod@s l@s enferm@s de fibromialgia:


 ¡¡¡¡SOMOS FUERTES, SOMOS ESPECIALES!!!! 





Mar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.