18 de noviembre de 2013

Aprender a ignorar a los que nos hacen daño con su incomprensión.

Leí en Facebook una de esos comentarios que más daño nos hace escuchar, en mi caso la frase es: 

"Que curioso, para ir al fútbol no te duele nada"

¿QUE NO ME DUELE NADA? 

¡SIEMPRE DUELE! 

¡Estoy cansada de estar toda la semana aguantando dolor, esforzándome en no perder de trabajar, haciendo tareas propias de ama de casa y mamá, intentando hasta el limite cumplir con mis obligaciones!

¡Necesito desconectar!
¡Necesito diversión!

Es cierto que sarna con gusto no pica, pero tampoco veis mi esfuerzo mientras lucho por cumplir mis obligaciones, solo veis cuando hay algo con lo que no puedo cumplir. Hay muchos días que no puedo ir al fútbol, días en los que me esfuerzo al máximo por cumplir con mis obligaciones, días que me esfuerzo por sacar todo o casi todo el trabajo pendiente. Y sobre todo ¡Entended mi necesidad de hacer algo divertido, que me evada de mi tediosa y dolorosa rutina, de los dolores sufridos en silencio la mayoría de las veces!

¡Si me quejo, porque me quejo! ¡Si no me quejo es porque no me duele!

                    
                    
                   ¡AAAAAAAAAAGGGGGGGGGGGGGG!

                          ¡¡¡¡SIEMPRE DUELE!!!!

¿Sabéis lo que es estar enfermo en cama varios días?
Si ¿Verdad?
Y cuando llevas varios días en cama, sin poder hacer nada... ¿Que es lo que más te apetece hacer?
Salir, disfrutar ¿Verdad?
O... ¿Piensas en salir a trabajar?
Pues esa sensación de necesitar salir, divertirnos, disfrutar sin pensar en el dolor, es la que tengo yo después de muchos días de dolor sin descanso.
A mi me supone un trabajo constante hacer cualquier pequeña cosa, estoy continuamente con dolor, enferma y sé que no voy a curarme, nunca cesarán mis dolores. A si que.. ¡Asume! 

Si bajan un poco mis dolores 

¡¡¡¡Yo me voy al fútbol aunque tenga las camas sin hacer!!!!

¿Entendido?

Ja, ya sé que no, volveré a oír esa frase u otra parecida.

¿Sabéis donde estará la diferencia?

¡Esa frase ya no me hará daño! ¡Aprendí a ignorarla!


                     



Mar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.