26 de octubre de 2013

Y ¡Llegó el fin de semana! ¿A quién hago caso? ¿Ángel o demonio?

 Llega el fin de semana. Momento para recuperarme del esfuerzo de toda la semana y momento para comerme la cabeza con pensamientos.
¿Qué debo hacer? ¿Qué es lo mejor para mi? ¿Recuperarme o hacer lo qué de verdad me apetece? ¿Qué está bien? ¿Qué está mal?
Y aquí es cuando aparecen, como en una escena de dibujos animados, el angelito que me cuida y vela por mi, el diablillo que aunque no mira mucho por mi recuperación, me da vida y quiere que me divierta.

                                     
                                 
  
A veces la diversión no estå reñida con descansar. Hay momentos que me apetece escribir, leer o simplemente entretenerme con una película o entrar en redes. El dilema empieza cuando ese fin de semana hay eventos a los que me gustaría ir, un partido de fútbol del Leganés, que me da vida y hace que disfrute de momentos inolvidables, ir a ver jugar a mi hija a balonmano o simplemente me gustaría ir al cine.
Entonces mi angelito me dice: "Debes quedarte a descansar, necesitas recuperarte para cumplir con tu trabajo y si te encuentras bien físicamente debes aprovechar para hacer tus tareas domésticas" 
Y mi diablillo replica: " No todo son obligaciones, también necesitas actividades que te diviertan, aunque luego estés mal y no puedas cumplir con tus obligaciones"
Si de mi dependiera, seguro que hago caso a mi diablillo ¡Que leche! ¡Solo se vive una vez! Y mañana no sabes que pasará ¡Disfrutaré! Pero aún a estas alturas de mi vida me sigue importando mucho el que dirán y la mayoría de las veces pesa más que no me echen en cara cosas , que no tenga que oír frases como: " Para unas cosas estás bien y para otras mal. Haces esfuerzos cuando quieres" 
¡Aaayyyy ! A eso yo podría contestar con un: "Solo veis mi esfuerzo cuando quereis, para recriminarme cuando voy al fútbol" Es cierto que cuando cumplo con mis obligaciones nadie viene a darme una palmadita en la espalda y me dice que he cumplido a pesar de lo mucho que me ha costado, tampoco lo pretendo, pero se agradecería que me dijeran que este fin de semana me he ganado hacer un esfuerzo extra para divertirme.
Ya es bastante que "mi compañera" me limite, tengo que terminar de aprender que  no puede limitarme nadie más, ni siquiera yo misma.
Por el momento este fin de semana ya me perdí un evento, de esos que probablemente no tenga otra oportunidad para hacerlo. Mañana muy posiblemente no pueda ir a ver un partido importante de mi equipo.

                                       
                                  
        
La vida sigue, con o in limitaciones y hay que hacer lo posible para disfrutar y aunque me fastidie no poder hacer ciertas cosas, no pienso quedarme amargada pensando en lo que no pude hacer. Agudizaré mi ingenio, trabajaré mi imaginación y aprovecharé para disfrutar de otros pequeños placeres que me ofrece está vida. 

¡Siempre con una sonrisa!


Mar.





2 comentarios:

  1. hagas lo q hagas, siempre habra alguuien q te recrimine, las obligaciones son aquellas q uno se impone, a tomar por culo,solo se vive una vez , haz lo q te salga del moño, te lo has ganado con creces...ponte los tacones,pintate el morro y antes morir q perder la vida..a por ello..alguien q te quiere

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que haría yo sin ese genio que te gastas! No cambies nunca, eres mi fuerza.

      Eliminar

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.