10 de marzo de 2017

La importancia de la donación del cuerpo a la ciencia y de estar bien informado.


A la edad de 14 años mis dolores avanzaban, después de muchas visitas al medico reiteradas, me diagnosticaron posibles "fiebres reumáticas" o algún tipo de "reuma" diagnóstico por unos altos marcadores en lo que se denominaba ASLO, aquellos marcadores normales rondaban los 250, yo tenía entre 800 el más alto a 550 el más normal para mí. Entonces cada semana tenía que ir a hacerme analíticas. Eran tantas las analíticas que empecé a plantearme que si toda esa sangre en vez de ir al laboratorio, fuese para donar sangre a quien lo necesitase sería "¡la leche!" 

Por aquel entonces era menor de edad y por lo tanto no podía serlo pero aquello me marcó y en cuanto tuve ocasión fui a donar y de tanto en tanto seguía donando sangre. Hasta que por la medicación que tomaba no me lo permitían. Al cabo del tiempo ya sin medicación intenté volver a donar y cuál fue mi sorpresa al ver que ya no podía donar por culpa de "mi compañera". Ni sangre, ni médula que ya me había concienciado de que si se puede, se debe hacer, por el bien de muchos.

Con Fibromialgia no se es apto para donar.

Mi madre tuvo un tiempo en que nos hablaba de que quería donar su cuerpo a la ciencia y recuerdo nuestro rechazo a aquella idea (tanto de mis hermanos como mio). Al oír aquello se nos venía a la cabeza aquello de: "hurgaran" a mí madre y no la "dejaran descansar en paz" (pensamientos marcados por la educación religiosa) y nos revolvía el estomago. Con el tiempo mi madre descartó la idea, hoy tengo claro que más porque nosotros pudiéramos sufrir que por su propio convencimiento.

El tiempo suele darte experiencia y otra perspectiva de las cosas y a mí me llevó a saber lo importante que es la investigación y que para ello debe haber buenos profesionales. Por eso es tan importante la donación de cuerpo a la ciencia. 

Al no poder donar en vida, pensé en donar en mi muerte y puesto que muchos de mis órganos serían rechazados por tener Fibromialgia, empecé a pensar seriamente en donar mi cuerpo. Ambas donaciones no son compatibles, el único órgano que se puede donar al donar el cuerpo es el ojo u ojos.

Busqué mucha información en internet, intenté empaparme de la legalidad del asunto e intenté que fuera información veraz.

Digo intenté porque al cabo de unos cinco años, me he dado cuenta de que no lo hice bien.

Hace 5 años, no existía mucha información al respecto y las universidades aunque si solían tener programas de donación, no lo resaltaban mucho o incluso no lo tenían en sus webs. 

El caso es que encontré una página:

Asociación nacional de donantes de cuerpo. Aquella página tenía toda la información veraz, exponía claramente (o eso pensé yo) sus condiciones. De echo, tenían un correo donde podías ponerte en contacto y preguntar todas tus dudas al respecto. A si que para asegurarme de entenderlo todo bien, les mandé un correo con mis dudas y al que al cabo de unos días me respondieron muy amablemente. 

Resueltas las dudas y con la mayor de la amabilidad por su parte, rellené el formulario. Tardé unos meses en mandar el formulario puesto que pedían 2 testigos y excepto mi marido que firmó, aún disconforme con la idea pero respetando mi decisión, nadie en mi familia quería ser testigo de "tan loca y desagradable" decisión. Al final uno de mis hijos lo pensó y quiso respetar mi decisión y aún sin compartirla, al igual que su padre, firmó (Que falta hace una educación al respecto de tan importante bien a la humanidad, tanto donación cuerpo, órganos o médula)




El siguiente paso fue mandar por correo el formulario y esperar que mandasen el tan esperado y deseado carnet, como si el susodicho fuese la pieza que faltaba para que mi alma se fuese en paz cuando mi cuerpo ya no la sostuviese.

Al tiempo recibí el carnet, con sello, firma y un claro mensaje en mi subconsciente: tu conciencia ya puede descansar. Así pasaron los años, con mi carnet siempre en la cartera, por lo que pueda pasar, junto al papel en el que anoto mi medicación. 

Un día como otro cualquiera, visitando mis redes sociales, encontré un enlace de la universidad autónoma de Madrid con su programa de donación de cuerpos. Leyendo me llamó la atención que expusieran el hecho de que existían asociaciones que recogían donaciones y ofrecían desplazamiento, entierro o incineración gratis y a cambio, vendían los cuerpos a las universidades o empresas científicas y nunca lo mencionaban a la hora de recoger los formularios de donación. "No me haré mucho caso pero creo que en mi inscripción nunca mencionaron nada, pero es cierto que si me ofrecieron esos servicios de desplazamiento e incineración gratis" Eso es lo que pasó por mi mente a si que con las mismas me puse a investigar. Mira por donde la página que bien expone mi carnet no carga (será en la tableta que no se puede ver) y justo en la búsqueda de Google encuentro esto:


Al otro lado del hilo rojo: ASOCIACIÓN NACIONAL DE DONANTES DE CUERPO A LA CIENCIA : un doloroso fraude


¡Mis alarmas saltaron! Y de qué manera, no voy a consentir que nadie pague por el cuerpo que yo libremente dono. Ni que mis hijos, mi familia sufra porque no consiguen mi última voluntad. A si que con las mimas me planteo un nuevo comienzo y lo consigo, vaya si lo consigo.

1.- DENUNCIA no se puede consentir que jueguen con los sentimientos de las personas, que se enriquezcan a base del altruismo de otras y mucho menos que engañes de esa, ni de ninguna manera.

2.- Voy a mandar un correo con mi disconformidad y la baja de la asociación para que quede constancia de mi rechazo a donar mi cuerpo a esa asociación.

3.- Si no recibo una contestación dejaré constancia a mi familia y mis allegados, a mi asesor legal de mi decisión y si tengo que dejar un documento notarial, lo haré.

4.- Me informaré, llamaré por teléfono o iré personalmente a ver el programa de la universidad autónoma y de otras universidades. Me plantearé mis posibilidades, las retomaré cada cierto tiempo para que estén al día (por si hay cambios) y mantendré en mi libreta actualizados los datos, teléfonos de universidades con programas por si el día de mi fallecimiento no estoy cerca de la universidad o si en ese momento hay saturación, que puedan encontrar con facilidad donde pueden contar con mi cuerpo.

Os contaré los avances e informaré de los cambios que existan. Espero que si en algún momento pensáis en donar vuestro cuerpo, esta información os sirva para no cometer los mismos errores.


Mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.