23 de marzo de 2017

¿Como hablar de Fibromialgia en menos de 7 minutos o morir en el intento?


Sí, un espacio de tan solo 7 minutos y súper agradecida, muy lógicos en un programa de tan solo 30 minutos a los que sacan un partido tremendo y sus contenidos de lo más interesantes. Solo necesité 1 podcast para engancharme y según escuchas más, te das cuenta de la profesionalidad de los que hacen posible el programa. Si a eso le añades que la agencia a la que pertenece el programa es puntera y de referencia en España, aquello cómo que te achica un poco.

En fin, que de aquello que creía no muy difícil sobre un tema que por desgracia conozco hace muchos años, en primera persona y consciente del peso que llevaba encima y la responsabilidad de hablar por el 4% de la población española, me encontré con una presión impuesta por mi y sin tiempo ni para pensar, allá me lancé.

Dos días preparando mis chuletas, de aquellas que hacíamos en el "cole" o el "insti" para cuando se te olvidaba la lección. Recortando de aquí y de allí, repasando texto una y otra vez, leyendo infinidad de veces hasta las 3 de la madrugada para empaparme bien de aquellas palabras clave o frases que no podían faltar. 

Y llega la hora, voy bien, sin nervios y suena el WhatsApp. ¡Mi madre que siempre pasa de los mensajes me escribió uno!

"Lo vas a hacer muy bien, relájate y piensa que estás en casa" 

Que os voy a decir, emociona. Y mis hermanas y mi hijo haciéndome el viaje ameno.

Parar en la garita, dar mi nombre, abren la barrera y ¡oye! entrarme un "no sé qué" de la barriga hacia arriba...

"Tranquila chica, que ahora repasas con ella cómo van esos 7 minutos y todo bien". Además, seguro que esperaremos un rato para grabar mi entrevista y tendrás tiempo para relajar"

Aparcamos y entramos al hall, DNI, te dan la tarjeta de visitante y te dicen que esperes."

  • Bien, ahora a respirar. Uy el móvil, le voy a silenciar.
  • ¡Hola! ¿Eres Mar?
  • Sí. 

Vaya, ni me ha dado tiempo a silenciar el móvil.

Y así sin paños calientes (no agua como puse esta mañana en un tuit con los fallos y las cosas sin decir en la cabeza) subimos, entramos en el estudio y a empezar.

Un ratito de charla para relajar el ambiente, amabilidad y comprensión por su parte en todo momento. Empiezo a ser consciente de que estoy en un estudio de radio; micrófono con filtro para mejorar el sonido, la cabina de producción (creo que se llama así) y los cascos por donde escuchó la voz de mi entrevistadora como si estuviera escuchando la radio desde casa.

Mi subconsciente empieza a divagar, recuerdos de lo importante que fue y es la radio en mi vida... (Céntrate que empezamos)

Primera pregunta y en la respuesta escucho mi voz temblorosa y aquello me pone en alerta, intentando que no tiemble, no me centro en las palabras, me trastabillo en una y ella rápidamente la dice, hasta que llegado un momento...


¡Ploff!


  • "Me he quedado en blanco"
  • "No te preocupes que luego cortamos, ¿Quieres que te repita la pregunta?
  • "Si por favor"

Ante aquello, reacciono y empiezo a ir más suelta. Recuerdo aquellas cosas que no deberían quedarse en el tintero. 

(Acaba de hacerle la señal, ya hemos gastado 4 minutos) pero ya he cogido carrerilla y estoy más tranquila, creo que al final no quedará muy mal. ¡Menos mal que era grabado! 

¿Qué no diré muchas cosas? Sí.

¿Qué porque dije esto y no aquello? Pues no sé, el tiempo, los nervios.

Solo deseo que de un poco más de visibilidad a una patología que necesita tanta comprensión y difusión, que ayude a quien lo escuche y esté pasando por ello y no defraudar a quienes me dieron la oportunidad de cumplir uno de aquellos sueños que nacieron en la infancia y que ya había olvidado hasta que me senté frente al micrófono de un programa de radio para hablar 7 minutos eternos sobre fibromialgia.



¡Gracias Marta!

¡Gracias Ana!

¡Gracias Henar!




Mar.

1 comentario:

  1. ¡Ganazas de escucharte! Qué larga se va a hacer la espera :)

    ResponderEliminar

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.