9 de octubre de 2015

Decir bien y empezar la mala racha. Aún así pienso seguir disfrutando las buenas rachas.

Aprendí a no dar por sentado una mejoría, aprendí a asumir siempre que vendrán momentos malos, aprendí a que decir "¡Estoy bien y puedo con todo!" no dura siempre y del mismo modo aprendí que mientras duran esos buenos momentos hay que disfrutarlos. 
Resulta difícil aprender a no venirse abajo cuando una tras otra llegan las malas rachas, creí tener aprendido que los nervios y la desesperación no deben acompañarme. Me equivoque, por mucho que aprenda la teoría, poner en practica no es tan fácil.
¡Y que! ¿Me doy por vencida? O ¿Asumo que pasará, me caigo y me vuelvo a levantar?
Cada día está mas claro que asumir y continuar es la mejor solución, que no darme por vencida me permite seguir disfrutando de la vida.
Cualquier síntoma puede volver a aparecer y estoy dispuesta a luchar por su mejoría y afrontar todo, todo menos otra depresión, a ella le cerré la puerta hace mucho tiempo y no pienso volver a abrirle la puerta. 
Escribir me ayuda, es una forma de expresar lo que siento en cada momento y darme cuenta de mis errores pasados y mis sentimientos presentes para mejorar mis días y malas rachas futuras.

Con los cambios realizados he conseguido bajar los dolores comunes, esos que tenemos a diario, levantarme por la mañana ya no me resulta tan complicado puesto que la rigidez y dolor matutino ha desaparecido bastante, solo aparecen algunos días esporádicos, pero los síntomas añadidos son los que no me dejan avanzar de la manera que me gustaría. Problemas de sueño, suelo dormir unas 4 horas y la mayoría de los días me despierto mucho o no tengo un sueño reparador por lo que noto mucho el cansancio. Parece que mi periodo empieza a retirarse y el mes que no llega a su debido tiempo me machaca con mareos, flojera, dolor en zona lumbar, caderas. Puedo estar así días o semanas. Esta semana renuncié, como en otras ocasiones a conducir, necesito que me lleven a trabajar pero mientras pueda cumplir con el trabajo estoy bien. El lunes tuve que renunciar a ir a la asociación por la tarde miércoles, jueves y viernes ya ni fui a trabajar. El jueves pasado empecé con el primer síntoma, jaquecas y ya debí renunciar a mi cita con mi terapeuta y el martes mi entrenamiento. 
Cuando empiezo a no poder y termino renunciando a todo porque los síntomas no me permiten, es cuando tengo que luchar más fuerte conmigo misma pues empiezo a tener sentimientos de impotencia y me vienen a la cabeza aquellas viejas sensaciones que hacen que mi autoestima baje.


Intento ser positiva y dar rienda suelta a mi imaginación ¿Que puedo hacer para mantener mi autoestima alta? Escribir, dibujar, mover las redes tanto del trabajo como de la asociación y cuando mi mente también dice basta, es el momento de disfrutar con las series, peliculas clásicas o música. Todo vale para mantener la mente ocupada y no dar demasiadas vueltas a la cabeza con lo que no puedo. De todas formas, todos los días sale el sol y mañana quizás salga también para mi.

2 comentarios:

  1. Así me gusta, actitud positiva! Esto funciona así, una temporada arriba y después el bajón.
    Pero lo importante es seguir ahí, dándolo todo y seguir peleando.
    Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
  2. Te vengo siguiendo hace un tiempito tengo la misma enfermedad que vos hace poco me la diagnosticaron llevo c los sintomas mas de dos años hoy estoy c casi 8pastillas por dia aqui en Argentina Mendoza no se sabe mucho del tema y te dejan con la sensacion de que a nadie le importas

    ResponderEliminar

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.