28 de julio de 2015

Y miré a los ojos al miedo, de frente...

Miedo es lo que siento cuando he dejado aparcado un reto 42 días y debo volver a retomar. Un miedo que empezaba a convertirse en pánico a lo que pueda sucederme, a como voy a reaccionar, al dolor, al malestar, a tantas y tantas cosas. Siendo consciente de ese miedo no quise retrasar el tiempo de espera a retomar el reto, miré al miedo a los ojos, de frente sin esconder mis ganas de vencerlo y lo vencí.



Hoy después de 42 días, con miedo y la incertidumbre de saber hasta donde sería capaz de hacer, he vuelto a entrenar. Veinte largos minutos andando, frenando mi ritmo por miedo a no terminar, volviendo a ponerlo cuando yo misma me decía: ¡Vamos que puedes! gracias a mi entrenador que me hace fácil lo que parece muy difícil. Junto al paseo, ejercicio de brazos, eso si, sentada por prescripción de mi entrenador, sin forzar las cosas, sin forzar más de la cuenta mi maltrecho cuerpo de este largo y tedioso verano. Ahora todo queda en mis manos hasta septiembre, paseo sin agobios y a mi ritmo, estiramientos en la mañana y/o después del paseo e intentar los ejercicios de fuerza en brazos y si consigo alguno de piernas ya sería el "no va más"

Comienza de nuevo el reto, con miedo aún, sin saber como podré continuar, con pocas expectativas y muchas incógnitas pero vuelve a empezar que es lo importante. De momento me quedo con la gran satisfacción de lo realizado hoy y con la esperanza de ser capaz de conseguir de nuevo hacer desaparecer cualquier miedo a lo que pueda pasar, al fin y al cabo ya no empiezo de cero, ya llevo mucho camino andado.

Mar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.