21 de julio de 2015

Como prepararse para intentar ir a una cena con amigos y no tener que echarse atrás en el último momento.


¿La verdad? No tengo muy claro como hay que hacerlo y contando con que "mi compañera" es tan voluble o más  que un lúpulo ( planta trepadora de tallo áspero,  largo y nudoso) nunca es posible al 100% decir que voy a conseguirlo. 
Cuando tengo una "cita" con fecha puesta con antelación, ya empiezo a prepárame durante la semana. 
En la semana intento descansar y no hacer extras para que mi cuerpo no esté cargado. Intento no agobiarme, cosa que antes me resultaba muy difícil y todavía me resulta un poco complicado. Aún así intento no pensar mucho en ello, si consigo llegar a la cena bien y si no también.
Debido a ese agobio la noche anterior a la cita suelo tardar en dormirme, por ello intento  que una vez que duermo nadie ni nada me despierte. Me levanto sobre las 11 o 12 si es que puedo. Hago mi serie de estiramientos a conciencia y con tranquilidad, cosa que hago cada día pero no suelo tener mucho tiempo. 
Si en el día "D" no me levanto bien debo empezar a tomar pastillas extras para el dolor y puedo llegar a tomar hasta 3: mañana, mediodía y antes de irme, por lo que tomar una copa es algo imposible. Un sacrificio que tengo impuesto pero que también tiene su parte positiva porque no dependo del alcohol para divertirme, solo depende de mi y mi optimismo, algo que debería estar implícito en la educación en la gente joven puesto que "beber alcohol no es igual a diversión"
Durante el día el único trabajo obligado es preparar la comida del mediodía y no dar a mi cuerpo mucho trabajo, aunque también debo moverme, no estar todo el día tumbada puesto que así mi cuerpo también se resiente y luego me cuesta moverme.
¿Cómo se hace eso de descansar y moverse al mismo tiempo?
Voy haciendo alguna tarea que no me requiera mucho esfuerzo de tanto en tanto, con intervalos para sentarme. Pongo una lavadora, me siento, tiendo la ropa, me siento, barro, me siento, doblo o guardo ropa que no necesito planchar, me siento y emparejo calcetines pero con mucha tranquilidad. Después de comer ¡Siesta! Si no puedo dormir intento hacer cosas que me relajen como escribir, leer, escuchar música.
Después empiezo a prepararme con mucho tiempo y tranquilidad, después solo queda cruzar los dedos e ir, o no, a la cita. El tiempo que esté con los amigos siempre depende de lo plasta que se ponga "mi compañera" y más me vale que sea en sábado para poder recuperar el domingo sino quiero faltar al trabajo el lunes.
Tengo amigos que comprenden perfectamente que anule el plan a última hora, por eso les llamo amigos. Hay gente que no sabe o quiere comprenderlo y no vuelven a contar conmigo y yo se lo agradezco puesto que quien no hace por comprenderme a mi y/o mi enfermedad no quiero tenerla cerca, no me hace ningún bien y no necesito estar dando explicaciones continuamente.


Por todo eso una cena con amigos es algo especial si consigo ir, un extra que no puedo permitirme muy continuamente y que disfruto enormemente puesto que nunca sé cuando será la próxima vez que pueda asistir.
Nunca renuncio a no intentarlo, siempre digo si y quiero luchar por ello hasta el último momento. A no ser que de entrada ya esté con un brote y entonces retrase la fecha para dar tiempo a mejorar.

Mar.

1 comentario:

  1. Ufff, te comprendo perfectamente. Me pasa lo mismo, lo de la noche anterior, e incluso días ya me voy atacando de los nervios, por el simple hecho de no saber si podré o no. Gracias a dios, siempre hay gente que nos comprende, y quien no lo haga, no merece la pena!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.