3 de junio de 2015

"Y vuelve la burra al trigo"

Hay palabras que duelen, no por las palabras en si, sino por la incomprensión que lleva detrás. 
Llevo días escuchando comentarios o diciéndome directamente a la cara cosas que tengo asumidas. Aquellas cosas que a diario solía escuchar y que no hacían más que hundirme un poco más en la creencia de que no valía nada:

"Ves, si ya te lo decía yo" 
"si me hubieran hecho caso" 
"si hubieras dejado de comer ciertas cosas" "Si te hubieran movido más" 
Y todo por gritar a los cuatro vientos mis logros y lo bien que me sentía.

No, no me he hundido, ni me ha afectado como antes, solo me ha cabreado el recordar dichos comentarios, el ver que vuelvo a tener razón aunque no me la reconozcan.
Con todo y con eso, me he callado y me he guardado para mi los "posibles comentarios" he pensado que era topar de nuevo con una roca y caer. Pues no, no estaba dispuesta a ello.
Después de cerca de dos meses aproximadamente con cambios, buena racha en cuanto a dolores y cansancio se refiere y...  ¡hasta el periodo llegó a su tiempo y se marchó por la puerta de atrás! sin llamar la atención como tiene por costumbre desde que me vino por primera vez. 
Quizás esa buena racha por unos días les haya echo pensar que ya me había curado o simplemente que al final iba a ser verdad que me lo invento y tantas y tantas cosas...

Asumí hace tiempo que era difícil creerme, entenderme, pero ahora que parecía tener comprensión en mi entorno, voy gritando que estoy fenomenal y vuelven a machacarme, a decir cosas que me demuestran una vez más que la incomprensión sigue ahí. Da igual, puedo sobrevivir con ello, entiendo que pocas son las personas de mi entorno más cercano que realmente entienden de que va esto, puedo contarlas con los dedos de una mano.
Y ¿A que viene entonces todo esto?
Hoy mi esfuerzo por cumplir con el entrenamiento, a resultado ser mayúsculo, he cumplido e incluso superado y aunque sé que mañana me sentiré mejor y será satisfactoria la sensación de mi mejoría en la movilidad y de haberme superado, ahora estoy agotada. No agotada de una jornada de trabajo, no agotada por tener un día complicado. A-GO-TA-DA en mayúscula y con todas las letras.
Cuando he llegado a casa se me vino a la cabeza todas esas frases de estos últimos días y he pensado que este esfuerzo, mi esfuerzo diario por llevar adelante una mejor forma de vida, no se tomará en cuenta, es más fácil decirme: "Ya te lo decía yo, tenias que haberte movido antes, deberías haber empezado a cuidarte hace años" que darme un abrazo y reconocer mi esfuerzo.
Yo asumo todo eso, pero ¿Y cuándo vuelva por unos días, por unos meses como los anteriores a no poder hacer nada? ¿Entonces que será? ¿Que vuelvo a tener depresión y me lo invento? ¿Que soy floja y vaga?
 Y ¿Mi esfuerzo de hoy? Y ¿El esfuerzo de todos los días? Solo grito a los cuatro vientos mis logros y mi bienestar pero sigo ocultando el "no puedo más" por el esfuerzo, simplemente por no tener que escuchar esas cosas que siempre escuché.
Pues hoy me volvieron esas palabras de hace unos días a mi cabeza. Entre otras esta:
Mi pregunta fue:  "¿Qué pasará entonces cuando vuelva a tener una mala racha y no me encuentre tan bien?"
Respuesta:
"Ay, no pienses en eso ¿Por qué vas a volver a estar mal?" 

Ya son dos semana que veo que me resiento con tanta actividad, que tengo que dosificar y llego al fin de semana por los pelos, que los entrenamientos, salir a andar o simplemente los estiramientos me cuestan más. El periodo este mes se retrasa y eso me hace tener mucho mayor malestar e incluso dolores. Aún así sigo esforzándome a diario y me callo, no digo nada.

Quien realmente entienda mi ENFERMEDAD 
No le hará falta más explicaciones.


Espera, espera que me acaban de soltar otra muy buena:
"Claro, como llevas 2 días en el sofá pues hoy te ha costado más" y eso después de repetir por activa y por pasiva los días que he estado activa que al final iba a pagar tanto esfuerzo.
Entonces ¿En que quedamos?

Creo que tendría para escribir un libro bien grueso con las anécdotas sobre "frases más oídas por la incomprensión de la fibromialgia" 


Mar.

3 comentarios:

  1. Es tan frustrante... posiblemente esa sea una de las partes que peor llevamos, la incomprensión. Porque das lo mejor de ti para no dejar que la enfermedad te supere y cuando llegan esas palabras son una patada en el estómago.
    Pero todo esto no lo haces por ellos, lo haces por ti. Así que ánimo y adelante.
    Yo te digo que sí, que volverán los días malos, porque tienes una enfermedad crónica. Pero disfruta los "buenos" mientras tanto y cuando lleguen los malos recuerda que ya has salido de ellos una vez y volverás a hacerlo.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  2. Es increible el daño tan bestial que pueden hacer las palabras, más que el castigo físico!
    Es la historia que siempre se repite, cuando tienes una buena racha, se les olvida que estás enferma, e incluso te dicen que es todo psicológico.
    Acabo de vivir recientemente un episodio de estos, con una de las personas que más quiero en este mundo, y duele, duele hasta el infinito.
    Pero lo tenemos que tener claro, muy claro: No dejarnos hundir ni por nada, ni por nadie. Es difícil, mucho, pero todas estas cosas nos afectan mucho, y vamos de cabeza al precipicio de nuevo.

    Un abrazo y muchos ánimos!

    ResponderEliminar
  3. Tienes que hacer las cosas por ti, no esperes que nadie te diga lo orgulloso que esta de ti por tu valentía y tu esfuerzo,,por que no lo harán. Aprende de cada caída y levanta con mas fuerza.
    Yo si estoy orgullosa de ti, se que sigue tu dolor, que si hoy no duele dolerá mañana,pero dolerá.
    Has aprendido ha hacer su tu enfermedad un modo de vida y ha disfrutar cuando te deja, sigue adelante que para atrás ya dolió bastante. Animo luchadora

    ResponderEliminar

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.