12 de abril de 2015

Sueño no reparador. Fibromialgia.

Muchas noches nos es muy complicado conciliar el sueño. Tardamos mucho en dormirnos. Tanto es así que en las primeras horas de la madrugada entre las doce y las 2 o 3 los grupos de redes que padecemos fibromialgia es cuando mayor afluencia hay. Estamos cansados de probar de todo, de seguir la disciplina de pasos para poder dormir bien y nada funciona. Personalmente os diré que después de seguir todos los ritos para relajarme y estar predispuesta a dormir, he pasado horas y horas en la cama y no lo he conseguido. Lo que si he conseguido es practicar mi imaginación e invención de historias. Soy capaz de empezar a pensar cualquier cosa e imaginar una historia con todo lujo de detalles, de ese modo me mantengo relajada pero incapaz de dormir. A veces funciona y otras es imposible, me canso de tanto imaginar. Aprendí a base de insistir e insistir que hay que esperar pacientemente a que llegue el sueño o medicarme, y eso lo dejo para cuando ya no me queda más remedio.
Y como yo, supongo que a todos o a casi todos nos pasa algo parecido. Normalmente cuando leemos blogs u otras historias sobre lo que nos pasa nuestra frase más común es: "¡Me siento tan identificado!" es decir, que estamos "cortados por el mismo patrón"


La inmensa mayoría de los días, aunque consigamos dormir unas horas medianamente decentes, el sueño no resulta reparador.
Y para muestra un botón:
Uno de esos días en que me fue posible dormir siesta, me desperté con el cuerpo muy dolorido pero con la sensación de haber dormido. Me pregunté ¿Por qué diantres estoy tan "machacada" si he dormido bien? La respuesta llegó al mirarme en un espejo. Mi pelo estaba revuelto y de punta. ¿Como habría tenido que moverme para ponerme el pelo así? 
Pues creo que lo dije casi todo. Nos movemos continuamente e incluso (y aquí llega otro trastorno) nos despertamos continuamente. 
La razón es muy sencilla:
Nos duele y nos movemos para cambiar de postura continuamente porque no existe una postura en la que el dolor nos desaparezca. Si, en la noche nos sigue doliendo, no hay descanso posible.
Esto resulta como "la pescadilla que se muerde la cola" nos duele: nos movemos, nos movemos: nos despertamos, nos despertamos y no descansamos, no descansamos y nos duele más.


En consecuencia, nos levantamos más doloridos y aunque el dolor baje de intensidad en la mañana, en la tarde con el movimiento del día, nos vuelve a doler y no hay quien duerma en condiciones.

¿Como vais asimilando la información? Deduzco que o no me leéis o lo tenéis clarísimo porque no preguntáis nada de nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.