16 de abril de 2015

La primera hora del día. Fibromialgia

Creo que ya hay demasiada información como para que os hagáis una idea de lo contado hasta aquí pero creo que no seréis capaces de haceros una idea real del alcance de tales sintomas en lo que llevamos. ¿O quizás si?
Por si acaso voy a plantearon en ejemplo todo lo contado hasta ahora para una mejor comprensión por medio de una historia (espero ser capaz, clara y concisa).

"Despertó, miró la hora, su móvil marcaba las 6:00 de la mañana y pensó: "¡Otra vez me desperté! ¡Si solo he dormido una hora y media!" La noche le resultó muy larga y después de intentar volver a dormir, su alarma sonó, era la hora de levantarse para ir al trabajo. Su primer intento para moverse resultó doloroso y fue consciente de que iba a necesitar al menos media hora para estirar y calentar el cuerpo pero había dormido tan mal que necesitaba esa media hora para dormir un poco más. "Me duermo un poco más, lo necesito" Al cabo de media hora y volver a parar la alarma se dio cuenta que tendría que forzar su cuerpo y aguantar el dolor, el tiempo para hacer lentamente se había esfumado pero esa media hora de sueño no podía desperdiciarla.
Intenta estirarse aún tumbada, fuerza y aguanta el dolor. Su cuerpo parece quejarse también, puesto que "suenan todos los huesos" se sienta al borde de la cama y mueve el cuello, las muñecas, intenta levantar hasta donde puede los brazos y por último los tobillos. Cinco minutos y a levantarse. Agachada, encorvada y aguantando las ganas de pegar un grito, se acerca al lavabo y lo primero es echarse agua fría en la cara para poder despejarse. - "Tendría que ducharme pero.. ¡Me duele tanto!"
Con las mismas, coge una pequeña toalla y a modo de esponja (la esponja a veces también le duele al roce de la piel) se enjabona y lava de cintura para arriba, con otra se aclara. Después de terminar de lavarse por partes el resto del cuerpo con movimientos lentos y no sin aguantar dolores, empieza otra nueva odisea para ella: vestirse.
- "Otra vez voy a llegar tarde" 
Apura su aguante, termina y sale de casa comprobando su bolso, bolsillos y controlando que lo lleva todo.
Hace un tiempo que ya no conduce, solo esporádicamente. La lleva su hijo al trabajo. Al salir siempre la pregunta que si lo lleva todo: 
-"Mamá ¿Llevas el móvil? ¿Y las llaves?¿A que te dejas las pastilla?"
Se dispone a salir y de repente tiene la sensación de que algo la falta. Su hijo ya le ha recordado todo y no le falta nada.
- "No se, algo iba a hacer y ya no me acuerdo".



Una historia, la de todos los días, muy pasada por encima. Y solo de la primera hora del día.

Mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.