17 de abril de 2015

La descoordinación de movimientos. Fibromialgia

Descoordinación es la falta de coordinación y ¿Que es?
Coordinación: es el control ordenado de diferentes partes del cuerpo.
Es decir que a veces un movimientos que tiene que ir a la par con otro, no se entienden, se desordenan y los movememos mal. Creo que esto lo vais a entender mejor con ejemplos:

La pregunta que mas se hacen cuando escuchan el ruido de algo caerse al suelo es: "¿Qué has roto esta vez?" 
Se me caen las cosas de las manos, con lo que romper un plato, vaso o bote en mi casa está a la orden del día. Esto es debido a que al ir a cojer con las manos algo, desordeno los movimientos y cuando tengo agarrado algo, lo que hago es abrirla antes de tiempo y se me caen.
 Me tropiezo constantemente, con mis propios pies porque no los muevo ordenadamente, adelanto un pie al otro antes de que haya colocado en condiciones el primero. Ya me he caído unas cuantas veces, la última "gran" caída me paso al bajar un bordillo justo entre dos coches, tropecé un pie con el otro y al querer recomponer mi postura lo que conseguí fue caer pegandome un golpe en el lateral de la cara (ni siquiera fui capaz de poner las manos por delante como hubiera sido una reacción normal) me rompí las gafas y con la patilla me hice una brecha en el lateral del ojo. Hay veces que al subir escaleras apoyo el pie solo en el borde porque no he calculado bien y me venzo hacia atrás. Aún estoy esperando el día que bajando las escaleras del trabajo no coordine bien y las baje rodando. Ya he tenido algún susto y he de decir que siempre pongo todos los sentidos y me agarro a la barandilla. Es tal el pensamiento de pegarmela, que las tengo pánico. Aún así en momentos de mucho trabajo se me olvida y en una de esas va a ser cuando me la dé. 
Mis reflejos son más lentos, soy capaz de esperar que cualquier objeto me dé en la cara antes de haber cerrado las manos para cogerlo. No solo coordino mal mis pies o manos, también mi vocabulario en una conversación, aunque esto tenga también puede que tenga que ver con la lentitud mental. Para mi un día sin torcer un tobillo, dar un traspiés e incluso caerme no es un día normal. Casi todas las mañanas me doy con la parte alta de la puerta del coche al entrar o me doy con la mano en el cerco de la puerta al salir y las quemaduras con el aceite de la sartén o los bordes de la olla o cazo está a la orden del día. Tanto que creo que mi piel ya ha asimilado que es inútil hacerme una quemadura, me quemo infinidad de veces y casi nunca me sale señal (cruzaré los dedos para las próximas) Tengo asumida mi descoordinación e incluso me rio y bromeo con ella puesto que si me estuviera cabreando cada vez que me pasa, estaría todo el día amargada y eso no me lleva a ninguna parte. ¡Ah! ¡Que no se me olvide! Si subo escalones como ya he dicho me venzo hacia atrás, ese en el mejor de los casos, lo normal es que me tropiece con el escalón porque no calculo bien cuanto tengo que subir el pie y ponga manos a tierra si no quiero dejarme los dientes. La descoordinación nos hace ser patosos pero no por ello no tenemos habilidades. Que.. "haberlas, hailas" 


Cuando penséis en alguien con fibromialgia no penséis todo lo malo que nos pasa, pensad en todo lo que soportamos y sacamos adelante en el día.

Mar.

1 comentario:

  1. Ay con lo que mi madre se ha reído de mí por los traspiés sin sentido: "chiquilla es que siempre tropiezas en llano". Y el "tienes manos de mantequilla" porque se me caen las cosas.
    Patosas hasta decir basta, será nuestro encanto. Pero yo voy a ampliar el marco de la puerta a base de llevármelo por delante con el hombro y otras tantas que cuentas. Que nos reímos, pero me pasa igual, cada día más miedo a los accidentes tontos.

    ResponderEliminar

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.