10 de marzo de 2015

Nubes grises, nubes blancas, yo decido.

Envuelta en un halo de nubes, blancas o grises, yo elijo y me exaspero por dar con la tecla que afiance mi cuerpo, mi mente, a este mundo y no al paralelo. Mil dolencias desaparecidas y no pudiendo disfrutar del descanso pues la niebla aparece entre inestables mareos y hacen de la realidad un inconcebible sueño, inestable y orgulloso que no baja la guardia y me mantiene en un constante balanceo.
Elijo blancas y me despejo con alguna palabra entre mareo y mareo. Asoman las grises pues son muchas las cosas de las que me priva y tengo miedo, miedo a decir lo que no deba y acumular tantas tareas que nunca acabo y siempre arrastro. Sin tregua, ni descanso a si es, maldita hora en que apareció mi inseparable compañera. Soy consciente que si avanzan las nubes grises ganará una batalla, pues si dejo que ocurra antes si quiera de aparecer las nubes blancas habrá ganado antes de empezar a luchar. Por eso escribo y entretengo mi mente, aunque nazcan palabras rotas, palabras amargas y duras. Sin embargo no estoy triste, solo algo vencida por no encontrar la manera de aprovechar el día. Solo tengo ganas de echarme a dormir y que amanezca mañana. Ni siquiera me concede eso, el sueño, perdido desde hace un tiempo y mecido a ráfagas fugaces. ¿Donde está mi salvación si no la busco? ¿Donde queda mi valor si no lo intento? ¿Soy capaz de empezar una vez más a remar a contra corriente? Lo voy a intentar pero necesito esa ilusión o ese dulce sueño para avanzar en este día de buscar el empeño en sonreír de nuevo.


Posdata:
La ilusión apareció entre letras de recuerdos, dibujos olvidados y entre trazo y trazo apareció su rostro, aunque desperfecto por falta de tacto, de práctica. Enrevesadas manos tocando su cara y los ojos grandes en exceso, pero rostro al fin y al cabo. Dormiré en paz con mi autoestima renovada y la ilusión de ser capaz de culminar el día venciendo, no sin apuros, una vez más el martirio de vivir envuelta entre nubes grises y dando paso al mañana aunque sea entre nubes, esta vez blancas porque yo lo elijo, porque así decido, porque hoy, he vencido.

Mar, rosa azul.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.