18 de febrero de 2015

Un pequeño cambio en la rutina.

Hay días que un pequeño cambio en la rutina da la vida. Solo hay que cambiar la manera de mirarla...

No pensaba lo mismo esta mañana camino al trabajo. Un día más de rutina, con falta de sueño reparador y todo el cuerpo dolorido mezclado con un catarro impertinente agarrado al pecho. Mi voz, como diría mi abuela, de cazallero (grave y ronca) y tener que escuchar que te digan "Uy que mal estás" solo por el tono de voz, cuando mi mal estar, como siempre invisible, es mucho más que eso. Y allí apoltronada en la silla, con el calefactor pegado al cuerpo, intentando que el calor alivie una parte de mis dolores, pasé la mañana. Entre llamadas y papeles, con el ordenador parpadeante y visitas de comerciales hasta que a eso de las 12 del mediodía todo se quedó en silencio. Ni llamadas, ni papeles por ordenar, ni visitas. Solo yo y el ordenador encendido con 1 hora y media por delante para acabar mi jornada.
Y allí, es cuando me entretengo con mis cosas y descubro un blog que al entrar tiene música de fondo y empiezo a ver la posibilidad de investigar como poner música en mis blogs.
De camino a casa, la desidia y todo vuelve a ser rutinario pero al llegar a casa, después de comer pienso en como hacer de mi tarde-noche en cama algo diferente...
Lo primero es comer, no hay ganas pero debo hacerlo...
Toca ducha y creo que igual el vapor del agua caliente puede aliviar mi catarro. Y en esto que me veo en la ducha, luchando por mantenerme en pie, sufriendo porque mis brazos no consiguen estar en alto el suficiente rato como para sacar brillo a mi pelo, su tacto es áspero y pienso... "otro poco más" y aguanto..
Salir de la ducha es un alivio pero la fatiga que tengo es total. Aún así, sigo dispuesta a cambiar algo en mi rutina, hacerla más llevadera.
Por un momento creo que no voy a ser capaz y me "tiro" todo lo largo que puedo sobre la cama, atravesada. Descanso por unos segundos y como un resorte salto y me digo a mi misma: "un esfuerzo más" y me dispongo ha hacer de mi cama un campamento base. Del salón a la habitación, de la habitación a la cocina, vuelta a la habitación, vuelta al salón, hasta tener todo lo que necesito encima de mi cama.
Acumulo almohadas, cojines y mi manta. Dispongo mi cuerpo sobre la cama, almohadas y coloco cojines. Pongo mi bandeja con patas sobre mis piernas... "no así no, pongo un cojín en mis piernas y encima la bandeja. Sobre la bandeja el ordenador... necesito enchufarlo. Vuelvo a levantarme, preparo alargador, enchufo... ahora creo que ya.
¿Os he cansado? Imaginaos como me cansé yo.
Una vez todo dispuesto, con el sol entrando por la ventana y la ilusión de hacer algo nuevo, mi rutina tiene otro color. 
Supongo que habéis notado que hay música en mi blog, ya me contáis la experiencia ;-)
No está del todo conseguido puesto que la 2ª canción es diferente y mi idea es que sonara en bucle siempre la misma pero de momento me vale.


Y así, sin más con algo tan simple puedo hacer de mi vida rutinaria, una vida un poquito mejor. ¿Me conformo con poco? Y ¿qué voy a hacer? si apenas puedo salir y mis paisajes siempre son los mismos..

¡Yo misma le pondré nuevos colores!

Mar.

1 comentario:

  1. Nada más entrar he notado el cambio pero he tenido que poner el ordenador en silencio porque estoy en esos momentos en que hago una cosa u otra. Y leer el post con música no podía
    Pero es genial cuando introduces un pequeño cambio en tu día. Te da una ilusión tremenda :)

    ResponderEliminar

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.