8 de febrero de 2015

Creo en los duendes.

Si, creo en los duendes, en los malos o traviesos y quizás en los buenos, porque "haberlos haylos" y sé que trabajan al amparo de la noche, cuando los sueños son profundos e intensos, cuando no los ves, ni los sientes. Al despertar sé que los "traviesos" han estado haciendo de las suyas, en el mismo momento que me levanto y siento mareo, los vértigos se adueñan de mi y noto el cuello rígido.
Esta  noche se esmeraron bien, cambiaron mis esternoclaidomastoideos por palos de caramelo, rígidos y dulces. En eso consiste su "mala baba" oigo sus risas cuando me palpo el cuello, saben que nunca podré probar su dulce y debo aguantar su broma durante el resto del día, su rigidez. Además tomaron mis escalenos, largo del cuello y recto anterior de la cabeza y le pusieron almidón para endurecerlos.
Y si, he buscado cada nombre de los músculos para ser más gráfica porque creo que los duendes lo hicieron primero o son muy sabios, saben que músculos tocar para fastidiar más y mejor. 
Me dispongo a intentar contrarrestar tan elaborada broma y con calor intento deshacer el caramelo pero resulta imposible.
¡Esto no hay quien lo ablande!
Y de esta guisa, con el cuello totalmente rígido y los vértigos aguantaré todo el día, asumiré la broma y esperaré a que los duendes se apiaden de mi y a la hora de la siesta o bien a la noche, mientras duermo, vuelvan a poner los músculos en su sitio.
 
¡Ay no, la siesta no! 
Que hoy juega mi Lega y con seguridad no voy a dormir. Pues habrá que aguantar a la noche.
A no ser...
que les de tanta pena que con misterio y una buena dosis de magia, sean capaces de quitarme esta rigidez a lo largo del día, aprovechando mi vértigo en uno de esos momentos en que se me va la cabeza y no me entero de nada.


      

Porque a veces creo en duendes puesto que no encuentro ninguna explicación para tanto síntoma indeterminado e insufrible. Y prefiero creer que algún día vean que mi aguante lo llevo con resignación y una bella sonrisa y de ese modo dejen de hacerle gracia las bromas y se aburran haciendo conmigo de las suyas.

Mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.