3 de febrero de 2015

A tres metros sobre el cogote...

Volver a la rutina diaria después de un fuerte brote es difícil, sobretodo por no controlar tu esfuerzo. Siempre es igual y por más que me pase, parece que nunca aprendo aunque todavía estoy a tiempo ;) 
Me llevan y me traen del trabajo, evitan que suba y baje las interminables escaleras que hay de la nave a la oficina y de la oficina a la nave (en realidad solo hay unas 25 pero a mi se me hacen eternas) y aun así, me siento en mi súper silla de oficina, (de tela para no escurrirme) y me pongo frente a la mesa sin moverme durante las 2 primeras horas. Cuando salgo a desayunar me soy cuenta de mi error "Debería haberme levantado a ratitos y moverme un poco" das un pequeñísimo paseo hasta el bar a desayunar y a la vuelta me duele hasta el pelo de la cabeza pero continuo y sigo sentada sin moverme las 2 horas y media que me restan, y pienso "seré bruta" Paro en el supermercado, termino de preparar la comida, pongo y recojo la mesa, como y cuando por fin me pongo a descansar, es tal el dolor y el cansancio que no puedo ni coger el iPad. Total que me "pego" una siesta de 3 horas (y menos mal que me dormí) y me levanto como si un camión me hubiera atropellado y no lo entiendo porque si no me he movido de posición en las 3 horas, durmiendo y descansando en mullidito ¿Por qué me levanto así? Entonces es cuando voy al baño y me veo en el espejo ¡Tengo todo el pelo de punta y revuelto! Claro, ahora si lo entiendo, es tal el cansancio que caí rota en el sueño pero los dolores, que no se han ido a paseo, me han tenido dando vueltas y cambiando de posición las 3 horas. Con esto y un bizcocho hasta mañana a las 8 que vuelvo a trabajar. Y hasta que el cuerpo aguante, aunque mentalmente sea capaz de soportar todo el dolor que me venga encima.

          

¡Que cruz! Y con todo esto ¿Como no le voy a poner una sonrisa al día? ¡Es mi único consuelo! 

Mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.