31 de marzo de 2014

Un día con fibromialgia y una sonrisa V: ¡Cinco días y demasiado acumulado!

Ya son cinco días con el plan de estiramientos en la mañana y de momento todo va bien. Ha sido un fin de semana muy movido. Desde el viernes tarde ha sido un no parar. Una tarde de viernes en el pabellón deportivo disfrutando del balonmano juvenil pero el estar sentada más de 2 horas en esas gradas rígidas y sin apoyar la espalda me mata. Después llegar a las 21:30 y ponerse a las tareas de madre y esposa con la lengua fuera. La mañana del sábado me la tomé con un poco de paciencia, hice tareas despacio y me tomé momentos de relax. Hay ocasiones en las que me encuentro relativamente bien y me entra el nervio, en esos momentos es cuando debo aprender a dosificar fuerzas y no hacer todo de golpe para aguantar mejor. El sábado pude mantener ese nervio bajo control en la mañana. La tarde fue vuelta al pabellón desde las 17:00 hasta las 19:30. Al llegar a casa me puse a preparar cenas y la comida para el domingo, lavadoras y cuando terminé estaba exhausta.

                    


 Aquí llega la noche y otro problema añadido, el insomnio. De mañana temprano vuelta al pabellón, a las 9:00 de la mañana y con una hora menos de sueño por el cambio de hora y de seguido al campo de fútbol hasta las 14:00. Entre pitos y flautas me pude sentar a eso de las 15:30. ¡No se como aguanté tanto! El caso es que al salir del campo, arrastraba los pies y tuve que agarrarme al brazo de mi hijo hasta llegar al coche ¡Menos mal que ya conduce! Si tengo que coger yo el coche para conducir lo mas probable es que no hubiera podido.

                         

Una buena siesta por delante y era tal el dolor que no podía conciliar el sueño. A si que, pastillitas extras y sofá toda la tarde. Hay veces que no puedes dosificar porque los acontecimientos no te lo permiten, otras en los que ya perdí el miedo a como estaré después y aprovecho para hacer las cosas que me gustan. Este fin de semana tuvo todo eso.
Durante estos días cumplí con los estiramientos, hoy lunes ya me pareció un suplicio, no tanto hacer los estiramientos como tener que meterme en la ducha y levantarme antes para llegar a tiempo al trabajo.
La mañana fue un poco estresante, todo a la carrera. ¡Menos mal que me fui a comer a casa de mamá! Vuelta a casa a eso de las 17:30 y al llegar todavía me puse a recoger la cocina, fregar y cambiar las sábanas de la cama. Ahora ya sentada mientras escribo son las 19:45 y en nada toca volver a levantarse.
Hasta ahora he cumplido con el plan de estiramientos y horas de comida pero me temo que será complicado cuando vengan los brotes fuertes, que tiene toda la pinta de que van a llegar en breve.
Hay que poner en práctica la relajación y dosificar fuerzas  en los momentos difíciles. Todo es proponérselo y empezar.

¿Puedes darme algún consejo? Podemos compartir experiencias y aprender junt@s a sobrellevar mejor estos momentos. Siempre podéis contactar conmigo en : 

Twitter : @Mar_GMF
Facebook : Mar, rosa azul


Mar, rosa azul.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.