21 de octubre de 2013

Ufs, uys, ays y otras expresiones diarias.

Durante el día, por muy bueno que este sea, no puedo evitar soltar una variedad de onomatopeyas e improperios que se relacionan con mis dolencias diarias.
No soy consciente cuando las digo, es como un resorte que salta al contacto, como ir al fútbol y soltar un ¡Vamos! para animar  O ¡Uuuuyyy! en una jugada que casi acaba en gol, o como un grito cuando te asustan y no te lo esperas.
Si fuera consciente de que los digo probablemente no diría nada y si fuera fácil aguantarse, con tal de no escuchar que te digan "quejica", aguantaría sin dudar.
El caso es, que desde la mañana a la noche suelto un montón de "ufs", "uys y ays" y hasta algunas veces improperios como "la madre que..." o "me... en".


De mañana temprano, nada más despertarme suelto el primer "uf" que normalmente va ligado a la poca movilidad o porque me cuesta hacer un movimiento.
El primer "uy, ay" es al levantarme de la cama, este sonido sale de mi boca cada vez que hago un movimiento y noto un pinchazo de dolor. Al igual que levantarme de la cama se aplica a cada vez que me siento o me levanto de cualquier sitio.
¡Hora de ducharse! ¡Bien! 
¡Aquí llega un Arsenal de quejas, insultos!
¡Menos mal que aquí no me oye nadie! Jejeje. 
Pasar una pierna a la bañera: "uf", pasar la otra pierna: "Uy", lavarme la cabeza: "uf" "ay" "uy" pasado un rato mientras me lavo la cabeza: "me...en to lo que se menea" a veces incluso me dejo mal el pelo porque no puedo terminar. Enjabonarme la espalda, otra vez: "Uy""ay" ahora los pies: "uf" ...
Y así... a eso añade los "uys" y "ays" cuando:
-Me seco.
-Subo o bajo escaleras.
-Estiro el brazo hacia arriba para coger algo de un mueble alto.
-Coger una botella, plato o similar con una sola mano.
Y otras muchas tareas similares.
Tampoco aguanto sin soltar alguna si:
-Se apoyan sobre mi cuerpo, como por ejemplo: apoyar un pie en mi costado cuando estoy sentada en el sofá y la otra persona está tumbada.
Hay días que no aguanto ni un simple roce, es decir que ni mi propio apoyo contra una silla, sofá o cama.
¡Ya sé que estáis pensando!
Ponte de pie... jajaja 
Las piernas duelen, y los tobillos, y las rodillas... Hasta la planta de los pies, aguantas un ratito pero naaaa!! Hay veces que es mejor andar que estar de pie sin moverse. 
Las posturas que yo misma tengo al sentarme o tumbame son un suplicio, si estoy sentada y me cansé de tener las piernas rectas, cosa muy probable, pruebo a cruzar las piernas. Al cabo de un rato, cambio y duele la rodilla de la pierna de abajo, se me ha dormido la pierna de arriba y los dos pies.

Jajaja ¡Ah!  ¿Qué ya os duele a vosotros? 

Pues eso será solo la mitad de mis "uys" con todo esto decidme ¿Como no va ha ser imprescindible el buen humor?¿Como no voy a tener permitido cabrearme a lo largo del día, aunque sea solo un momento? 
Seguramente si todos los enfermos de fibromialgia que sabemos como y cuanto duele pudiéramos ver todo desde fuera, llegaríamos a la conclusión de que somos fuertes de narices y que nadie aguanta el dolor como nosotros.
Por eso es tan importante que nos comprendan, apoyen y valoren, porque nosotros mismos no somos capaces de valorar como deberíamos todo esto. En nuestro entorno más cercano están cansados (y con razón, no les culpo) de tantas quejas y no son capaces tampoco de ver más allá.

Cualquier pequeño detalle, cualquier pequeño avance y una predisposición buena ante el día a día, aunque no se consiga, deberíamos valorarlo y nos debería servir para sabernos los mejores luchadores.

¿Sabéis que estoy pensando? (a pesar de que sé que hoy conseguí una proeza por ir a trabajar con el dolor que me ha dejado postrada todo el fín de semana) 

Que necesito que me prestéis esos ojos para mirarme desde fuera y valorarme como merezco. Puedo ver el esfuerzo de los demás pero no el mío por mucho que me lo proponga.
Aún así, cuando me animáis y me contáis cuan fuerte y luchadora soy, me cuesta creer. Quizá necesite que me vean así también los más cercanos, los que me ven en mi día a día.
Si tenéis a alguien cercano con esta enfermedad no olvidéis decirle cada día ¡¡¡cuan gran luchador es!!!

Hoy en twitter me enviaron una frase para animarme y reconocer mi esfuerzo, algo que debo aplicarme a mi misma y tener siempre en cuenta.



Gracias.


Mar





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina con respeto cuanto quieras, comparte tus vivencias o pregunta si tienes alguna curiosidad por saber.